13/9/2011

¿Por qué es tan importante el dinero?

Nuestra sociedad está marcada por una enorme tentación a la avaricia en casi todos los ámbitos de la vida.
Esa palabra que tanto odio, AMBICIÓN, es la mejor aliada de la sociedad de consumo. Fomenta en todos nosotros una preocupación por triunfar en la vida, por tener el mejor coche y la mejor casa, pensando que así podremos ser más que los demás, llegar a la cúspide de la pirámide y estar entre los mejores.
Por dinero se estudia, se trabaja... Pero también se roba. Por eso, hoy día sabemos que el dinero contamina a las personas.
Para la sociedad actual, el dinero representa la fuerza, el honor, la belleza, el status social, al igual que la falta de éste puede ser símbolo de debilidad, desgracia e incluso fealdad. Mientras que el dinero es neutral en sí mismo, sirve para indicar el estado social del ser humano y provoca reacciones de todo tipo, pero, en general, apasionadas.
Sin embargo, el principal uso del dinero es el de otorgar un determinado valor a cualquier objeto o cosa.
Pero, ¿en verdad es tan importante el dinero?
Yo creo que no. Vivimos obsesionados, bombardeados diariamente con cifras y porcentajes sobre desempleo, déficit, deudas y embargos; gobernados por un gobierno que ni pincha ni corta, manejados como marionetas por la señora Angela Merkel, y contando los años, o quizá meses, que faltan para que se anule el pago de las pensiones.
Y todo esto, ¿por qué?
Por la dichosa AMBICIÓN. La ambición de políticos que anuncian recortes para los servicios públicos y que, al mismo tiempo, tienen el descaro de subirse el sueldo, mientras que un grupo de profesores de la comunidad de Madrid se encierra en el Ministerio de Educación preguntándose por qué. Por qué se les pide más trabajo por menos dinero. Así nos luce el pelo.
He aquí los datos. Mientras ellos se debaten entre pasar las vacaciones en el chalet de Mallorca o en el pisito de Barcelona, millones de familias españolas hacen auténticos esfuerzos y se preguntan cómo van a conseguir pagar la hipoteca este mes.
Y todo bajo el gobierno de un partido político que se hace llamar Socialista y Obrero.
Olé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada